Entregamos tus Regalos y Flores a domicilio rápido, fácil y seguro!

Cuidados de los Bonsáis

¿Cómo cuidar mi Bonsái?

Cuidados del Bonsai

Tiene entre sus manos una planta que le brindará satisfacciones en todo momento del año. Los Bonsais son seres vivos y cambiantes a lo largo de toda su vida. Seguramente se irá entusiasmando cada vez que florezca, eche nuevos brotes, o hasta cuando pierda el follaje con su colorido otoñal. Para que todos estos fenómenos naturales ocurran deberá además de seguir las instrucciones que le facilitamos, ser intuitivo en el cuidado.

SITUACIÓN: Como todo árbol, su ubicación es en el exterior de la vivienda, se adaptan a vivir en el interior pero para ello convendrá que reúna ciertas condiciones. Deberá colocarlo a no más de 1 metro de una ventana donde reciba unas 2 o 3 horas de sol diario, preferiblemente el de la mañana. Teniendo además la precaución de que no esté cerca de estufas, televisores, o alguna fuente de calor que será la causa por la cual la tierra se seque de más. Asimismo, si donde lo coloca tiene demasiadas corrientes de aire, esto también secará la tierra de más y deberemos estar mucho más atentos al riego para que el bonsai no sufra consecuencias.

PODA Y PINZADO: Nuestro Bonsai continuará creciendo y desarrollándose a lo largo de toda su larga vida. Para que el árbol mantenga la forma que se le dió en el vivero, y además mejorarla, lo mejor es ir recortando los brotes nuevos que vayan apareciendo, dejar crecer estos brotes un poco y después recortar a su antigua posición, pero siempre teniendo en cuenta que hay que dejar algo de follaje en esa rama, que al menos queden un par de hojas. Aunque se puede podar a lo largo de todo el año, conviene que esta poda se realice durante el invierno, o como máximo a principios de primavera. Si los brotes son nuevos y los podamos con los dedos, le llamaremos a esta acción pinzado. De lo contrario, podemos podar con un par de tijeras bien afiladas. La poda es fácil, solamente debemos tener buen criterio en el momento de decidir qué cortar y que no.

RIEGO: Uno de los puntos más importantes en el mantenimiento del Bonsai es el riego. Cuando veamos que la superficie de la tierra comienza a secarse, será el momento adecuado para regar abundantemente. Para que la tierra se moje bien, es conveniente humedecerla con una regadera una primera vez y al cabo de unos minutos volver a repetir la operación. Esto lo haremos las veces que sea necesario hasta que veamos salir agua por los agujeros de drenaje.

En pocas palabras, la forma de riego de un Bonsai es igual que cualquier otra planta. Seguramente precisará más riego durante el verano y menos durante el invierno. Tenga en cuenta que es muy perjudicial poner agua en un plato para que el Bonsai la absorba. Este sistema hace que esté permanentemente dentro del agua y provoca que las raíces se pudran. Conviene también pulverizar el follaje de tanto en tanto, ya que esto elimina el polvo de las hojas y da frescura al entorno.

TRASPLANTE: Uno de los “misterios” del Bonsai es la poda de raíces. En realidad no es tan así, es un proceso rutinario que se realiza cada, más o menos dos años, durante el invierno. Para ello extraemos el árbol de la maceta y le recortamos aproximadamente una tercera parte de las raíces. Procurando cortar un poco más las gruesas, y un poco menos las finas. Luego volvemos a plantar en el mismo recipiente, reponiendo la tierra faltante con tierra nueva. Regamos abundantemente y dejamos el Bonsai a semi-sombra durante 15 días, después ya podremos volver a ponerlo en su lugar habitual.

Como pueden observar el cuidado básico de un bonsai no es nada difícil, pero si requiere que usted cree una relación con el mismo a fin de entenderlo, quererlo y saber interpretar sus necesidades.

La importancia de las plantas vivas en la oficina

Atención telefónica de Lunes a Viernes de 9 a.m. a 5 p.m. Colombia: +57 (1) 806-5035
SiteLock

Flores y Regalos a domicilio